Archivo

Posts Tagged ‘consumo’

Exit throught the gift shop – Banksy [2010]

21/10/2010 2 comentarios

Después de pasarme todo el viaje de vuelta a casa discutiendo sobre qué es y qué no es el arte, si es que es algo, busco información y leo que puede que todo sea un montaje de Banksy (o de cualquiera), que Mr Brainwash (MBW) puede no ser más que otro producto de los que él vende, y ¡me parece perfecto! De hecho,  lo digo porque cuadra con la tesis que he mantenido en toda esa conversación y verse confirmado por nuevos datos siempre anima a crear un post para celebrarlo.

No pienso adoctrinar a nadie y mis ideas tienen tan poca consistencia que no creo que resulten ofensivas. Hace poco me dijeron, si lo recuerdo bien, que hablaba con palabras de humo, y creo que tenían razón. Así que, en un ejercicio de irresponsabilidad, sigo escupiendo humo al decir que la obra de arte, tal como nos la presenta la película, no es tanto los cientos de cuadros que MBW ha ideado y cuyos empleados han realizado, sino que se trata de todo en general, todo lo que ocurre. No lo negaré, es legítimo pensar que eso es estúpido, pero en una época en que la reproductibilidad técnica está en su máximo esplendor y nadie está ni estará seguro de que sus palabras no son trozos de diálogos cinematográficos cuya autoría se ha olvidado,  lo más valioso no es lo que queda para la posteridad sino lo que ocurre,  sin más. Constantes actuaciones, reproducciones de textos e ideas, movimientos de danza construidos a partir del gesto que abre una puerta, se expanden en todas las direcciones abiertas por los sentidos de los demás. En pocas palabras, el arte es básicamente público. Y en eso, señoras y señores, MBW es un genio. Por todo lo que consigue estando algo más que “un poco loco” y teniendo la pasta para hacerlo.

De hecho, si aceptamos la teoría de que esto no es más que una vuelta de tuerca, lo único que hace es multiplicar por mil su valor, porque muestra claramente cómo todo está envuelto por un discurso que lo legitima o, mejor dicho, lo vende como the next big thing, perpetuando así las teorías sobre lo original cuando todo al fin y al cabo es lo mismo. Por mucho que pueda interpretarse que Banksy está criticando la mercantilización de una práctica querida por él y por sus compañeros, tanto la originalidad como la técnica ya no son valores a tener en cuenta.  Ahora lo que funciona es ir a lo grande en el ámbito social, de ahí los flash mobs y los trends. Y para un tío como yo, que cualquier “hola” supone un reto, estas concentraciones, junto con las expectativas, las teorías, las emociones, son un espectáculo humano digno de admirar. Más allá de si cumple los requisitos técnicos o si expone algo nuevo.
Quizá sea algo más sociológico que otra cosa, o quizá después de leer tanto a Adorno he empezado a encontrarle el mérito a la potencia propagandística de la industria, pero el caso es que todo eso me parecen obras de arte. No obstante, de la misma manera que las performances, los graffitis y demás, no creo que deba ser perpetuado, la gracia no está ahí, en la historia que pueden crear, sino en el presente que producen, incluyendo la crítica y a la resistencia que generan.

Exit through the gift shop –> Ficha IMDB

Más allá de lo pasional que pueda ser el post, echadle un ojo a algunas de las obras de Bansky.

Categorías:Cine, sobre Arte Etiquetas: , , ,