Archive

Posts Tagged ‘arte’

Synecdoche, New York – Charlie Kaufman [2008]

02/05/2011 Deja un comentario

La máxima honestidad, representar la realidad tal como es, despachar la complejidad con un sencillo gesto: no hay discurso. La obsesión de Caden está más allá del resto, las anula con un argumento que, aun sabiendo que no tiene apoyo alguno, no deja de ser tan devastador como para silenciarlo todo. La muerte como medida de todas las cosas, como lo absolutamente contrario a la acción, define. Obliga al temeroso a replicar, a producir de manera constante.

El síndrome de Cotard, elegantemente disfrazado de apellido, empuja al protagonista a seguir ese deseo de inmortalidad, de una manera que place a los demiurgos. La re-creación de una parte de la existencia, ad infinitum, como una ofrenda a ese todo. Ese intento de captar el instante al volverlo a poner en escena, una y otra vez, sabiéndose responsable de un bucle.

En el centro: Hazel (Samanta Morton) y Caden (Phillip Seymour Hoffman), rodeados de los actores de la obra.

Pero la representación no es una realidad paralela de dos dimensiones, sino que se revuelve y fuerza el cambio, un cambio que fuerza otro, como una cadena inacabable que acerca a Caden a la tumba mientras, aunque él no se de cuenta, sigue vivo. Porque él dirige su obra pero no es más que otro personaje. Synecdoche, New York es, en este sentido, también una infinitud de películas, una suerte de mezcla entre el montaje de Kaufman y los montajes de Cotard. Una reflexión sobre la memoria,  la representación del tiempo, y la narratividad de algo que empieza siendo un ego pero que se descubre  multiplicado dentro de sí mismo.

Sin duda un salto en la producción de Kaufman, al menos en complejidad y seriedad.  Si bien es cierto que toda la paranoya de esta película está anunciada en el resto de sus guiones, aquí decide llevar esa metanarrativa al máximo. Sería interesante ver cómo la hubiera dirigido Spike Jonze, quien rechazó el proyecto para poder trabajar en Where the wild things are. Aun así, como pasó en Adaptation, está claro que el cine gana cada vez que Kaufman tiene que plantearse su arte.

잘 알지도 못하면서(Jal aljido mothamyeonseo, Like you know it all) – Hong Sang-soo [2009]

09/12/2010 Deja un comentario

Vivir se ha convertido en un concepto, ya no sabemos lo que es. Vivimos a través de las experiencias de las demás, las conjugamos y sintetizamos en un cómodo verbo, con la excusa de que las múltiples desinencias captan todos los matices de lo que hemos deformado. Decimos que cada momento de la existencia tiene una importancia exactamente igual al momento posterior y que, lejos de condenarnos a la inopia cósmica, eso significa que cada segundo puede convertirse en un instante pleno, infinito en su seno. En mi caso, cuando me descubro diciendolo, la verguenza me supera y me callo, dejando que la conversación siga sin mi.
Después de ver Jal aljido mothamyeonseo, tengo la sensación de que debo seguir callado hasta que, como decía Proust, haya vivido lo suficiente, haya observado y sentido el mundo con profunidad, para poder empezar a hacer literatura.

Koo, el protagonista de la película, es un director con cierto reconocimiento en el mundo intelectual al que invitan como jurado de un festival de cine. Es este inofensivo gesto de consideración el que acaba por descubrir su verdadero ser. Sus películas, intimistas y de poco éxito en taquilla, pretenden recoger el mundo tal como es, sin tapujos ni prejuicios. Pero el concepto es demasiado para el hombre, que no sabe respetarlo y se convierte en lo contrario. Koo tienen tan aprendida la cantinela que no cree necesario volver a escucharla de nuevo. Desde este momento la realidad se convierte en algo prescindible, traducible a ideas preconcebidas que le permiten prescindir de ella. No sólo se trata de las películas del festival, se trata de todo lo demás.

La vida es solamente una ideología, una palabra vacía. Koo acaba siendo envidioso, egoista e hipócrita, pero sobretodo acaba desconociendose a sí mismo por culpa de su cinismo. Y entonces recurre a las soluciones fáciles, el vasto e infinito universo de posibilidades se reduce a una sola causa, la causa de su desdicha, que tiene solo una solución. De nuevo, es como si lo supiera todo y, como ya lo conoce, no le diese importancia. Hong Sang-soo se estudia a sí mismo en esta historia que mezcla guión e improvisación. El director, el artista en general, como observador de la vida humana, es el más propenso a caer en esta conclusión, la más precipitada de todas, y omitir la vida para poner algo diferente en su lugar.

Jal aljido mothamyeonseo

Categorías:Cine Etiquetas: , , , , ,

Exit throught the gift shop – Banksy [2010]

21/10/2010 2 comentarios

Después de pasarme todo el viaje de vuelta a casa discutiendo sobre qué es y qué no es el arte, si es que es algo, busco información y leo que puede que todo sea un montaje de Banksy (o de cualquiera), que Mr Brainwash (MBW) puede no ser más que otro producto de los que él vende, y ¡me parece perfecto! De hecho,  lo digo porque cuadra con la tesis que he mantenido en toda esa conversación y verse confirmado por nuevos datos siempre anima a crear un post para celebrarlo.

No pienso adoctrinar a nadie y mis ideas tienen tan poca consistencia que no creo que resulten ofensivas. Hace poco me dijeron, si lo recuerdo bien, que hablaba con palabras de humo, y creo que tenían razón. Así que, en un ejercicio de irresponsabilidad, sigo escupiendo humo al decir que la obra de arte, tal como nos la presenta la película, no es tanto los cientos de cuadros que MBW ha ideado y cuyos empleados han realizado, sino que se trata de todo en general, todo lo que ocurre. No lo negaré, es legítimo pensar que eso es estúpido, pero en una época en que la reproductibilidad técnica está en su máximo esplendor y nadie está ni estará seguro de que sus palabras no son trozos de diálogos cinematográficos cuya autoría se ha olvidado,  lo más valioso no es lo que queda para la posteridad sino lo que ocurre,  sin más. Constantes actuaciones, reproducciones de textos e ideas, movimientos de danza construidos a partir del gesto que abre una puerta, se expanden en todas las direcciones abiertas por los sentidos de los demás. En pocas palabras, el arte es básicamente público. Y en eso, señoras y señores, MBW es un genio. Por todo lo que consigue estando algo más que “un poco loco” y teniendo la pasta para hacerlo.

De hecho, si aceptamos la teoría de que esto no es más que una vuelta de tuerca, lo único que hace es multiplicar por mil su valor, porque muestra claramente cómo todo está envuelto por un discurso que lo legitima o, mejor dicho, lo vende como the next big thing, perpetuando así las teorías sobre lo original cuando todo al fin y al cabo es lo mismo. Por mucho que pueda interpretarse que Banksy está criticando la mercantilización de una práctica querida por él y por sus compañeros, tanto la originalidad como la técnica ya no son valores a tener en cuenta.  Ahora lo que funciona es ir a lo grande en el ámbito social, de ahí los flash mobs y los trends. Y para un tío como yo, que cualquier “hola” supone un reto, estas concentraciones, junto con las expectativas, las teorías, las emociones, son un espectáculo humano digno de admirar. Más allá de si cumple los requisitos técnicos o si expone algo nuevo.
Quizá sea algo más sociológico que otra cosa, o quizá después de leer tanto a Adorno he empezado a encontrarle el mérito a la potencia propagandística de la industria, pero el caso es que todo eso me parecen obras de arte. No obstante, de la misma manera que las performances, los graffitis y demás, no creo que deba ser perpetuado, la gracia no está ahí, en la historia que pueden crear, sino en el presente que producen, incluyendo la crítica y a la resistencia que generan.

Exit through the gift shop –> Ficha IMDB

Más allá de lo pasional que pueda ser el post, echadle un ojo a algunas de las obras de Bansky.

Categorías:Cine, sobre Arte Etiquetas: , , ,