Archivo

Posts Tagged ‘vida’

Conte d’hiver – Eric Rohmer [1992]

18/12/2010 Deja un comentario

A raiz de la breve documentación que hice para la película de Sang-soo (la entrada anterior) decidí acercarme al cine de Rohmer. El director coreano ha sido comparado con él, para lo bueno y para lo malo, tanto por la atención que dedica a los sentimientos de los personajes como por la aparente falta de ritmo en la narración. Digo aparente porque creo que, por mucho que pueda resultarme tediosa, no deja de atraerme el detallismo y la dedicación. La construcción del personaje es tan sólida que la historia pide continuar, más alla del cansancio.

Conte d’hiver es un ejemplo perfecto. Félicie es madre soltera. Su hija Elise es fruto de una breve relación de verano que todavía recuerda, cinco años después. Por accidente no pudo reencontrarse con el padre, Charles, pero su imagen sigue viva, marcandole una estándar al amor. Ni Maxenne ni Loïc son capaces de sustituirle, pese a que aman a Félicie y lo dejarían todo. Pero ella no quiere olvidar, aunque lúcidamente comparte sus días con ellos, esperando encontrar a Charles de nuevo.
Su determinación nace de la fe, tal como ella dice, en lo imposible. Aquel encuentro fugaz, un verano de hace cinco años, parece un producto de la reminsicencia platónica. Un instante que llena de luz toda la existencia y a cuyo alrededor todo adquiere sentido. Es la fe en lo impredecible lo que mueve a Félicie, y lo que hace tan incomprensible su testarudez, que en algunos casos parece ingenuidad.

La sinceridad y la ilusión de Rohmer contrastan tanto con lo que dije en la entrada anterior. Félicie da un vuelco completo al personaje de Koo, rechaza la intelectualidad, la raíz de la desesperación del personaje. Su creencia es pararreligiosa, asume la existencia de una especie de espíritu para poder mantener su vida en orden. A partir del recuerdo de Charles juzga todo lo demás. Esto no es lo extraño, todos mantenemos un ideal. Pero su fe en lo impredecible dota a todos los momentos de una importancia sin parangón. Por eso el happy ending es tan real, porque no se trata de un deus ex machina cualquiera. Es la realidad de la chica la que consigue el resultado que quería, pero desde lo incomprensible, lo aconceptual: el sentimiento. Félicie no da por sentada la vida, pero sí que la deforma a su manera.

Tanto la espontaneidad como el ultra racionalismo surgen de la ficción. Pero el sentimiento tiene a su favor el hecho de que se conjuga con el deseo y la pasión. El final de Conte d’hiver podría ser tan falso como cualquier otro happy ending, si no fuese tan sincero. Acepta que es inverosímil, parte de ese punto. Y desde ahí genera la ilusión.

Ficha IMDB

Anuncios
Categorías:Cine Etiquetas: , , ,

잘 알지도 못하면서(Jal aljido mothamyeonseo, Like you know it all) – Hong Sang-soo [2009]

09/12/2010 Deja un comentario

Vivir se ha convertido en un concepto, ya no sabemos lo que es. Vivimos a través de las experiencias de las demás, las conjugamos y sintetizamos en un cómodo verbo, con la excusa de que las múltiples desinencias captan todos los matices de lo que hemos deformado. Decimos que cada momento de la existencia tiene una importancia exactamente igual al momento posterior y que, lejos de condenarnos a la inopia cósmica, eso significa que cada segundo puede convertirse en un instante pleno, infinito en su seno. En mi caso, cuando me descubro diciendolo, la verguenza me supera y me callo, dejando que la conversación siga sin mi.
Después de ver Jal aljido mothamyeonseo, tengo la sensación de que debo seguir callado hasta que, como decía Proust, haya vivido lo suficiente, haya observado y sentido el mundo con profunidad, para poder empezar a hacer literatura.

Koo, el protagonista de la película, es un director con cierto reconocimiento en el mundo intelectual al que invitan como jurado de un festival de cine. Es este inofensivo gesto de consideración el que acaba por descubrir su verdadero ser. Sus películas, intimistas y de poco éxito en taquilla, pretenden recoger el mundo tal como es, sin tapujos ni prejuicios. Pero el concepto es demasiado para el hombre, que no sabe respetarlo y se convierte en lo contrario. Koo tienen tan aprendida la cantinela que no cree necesario volver a escucharla de nuevo. Desde este momento la realidad se convierte en algo prescindible, traducible a ideas preconcebidas que le permiten prescindir de ella. No sólo se trata de las películas del festival, se trata de todo lo demás.

La vida es solamente una ideología, una palabra vacía. Koo acaba siendo envidioso, egoista e hipócrita, pero sobretodo acaba desconociendose a sí mismo por culpa de su cinismo. Y entonces recurre a las soluciones fáciles, el vasto e infinito universo de posibilidades se reduce a una sola causa, la causa de su desdicha, que tiene solo una solución. De nuevo, es como si lo supiera todo y, como ya lo conoce, no le diese importancia. Hong Sang-soo se estudia a sí mismo en esta historia que mezcla guión e improvisación. El director, el artista en general, como observador de la vida humana, es el más propenso a caer en esta conclusión, la más precipitada de todas, y omitir la vida para poner algo diferente en su lugar.

Jal aljido mothamyeonseo

Categorías:Cine Etiquetas: , , , , ,

La red social – David Fincher [2010]

03/11/2010 Deja un comentario

¿Sorprende? He decidido escribir algo sobre esta película un poco por gusto y un poco por obligación. Tengo que entregar una crítica bien estructurada el próximo lunes así que podéis consideraros una especie de betatesters. Pero además, el caso es que enlaza perfectamente con lo que dejé dicho respecto a Exit through the gift shop: el misterio del éxito social, un hito más en la historia de la humanidad.

Antes de nada, debo dejar claro que la película me ha decepcionado un poco, pero eso ha sido más por no consultar nada sobre ella antes de verla. Pensaba que trataría el tema de la privacidad y no que expondría la historia de Facebook  y de los juicios entre los creadores y/o inspiradores.

La privacidad es el tema estrella y, no os mentiré, es lo que me interesa. No necesariamente en los términos en los que se ha planteado en algunas ocasiones, no se trata de una cuestión de grandes corporaciones desalmadas que quieran robarnos cada segundo de nuestra vida. Cuando te registras en Facebook aceptas un contrato en el que cedes los derechos de todo lo que compartes. Es decir, que menos quejarse y más leer, y eso también va por mi.
Lo que me interesa es el fenómeno social en sí, que el mismo Zuckerberg (o los guionistas) comparan con la moda. Un proyecto que pretende ser elitista, una suerte de fraternidad virtual, crece hasta convertirse en la definición de lo público. Más allá de la ironía del tema yace la digitalización de la vida. Podemos considerarlo un paso más en la evolución de la humanidad, es una opción factible. Al fin y al cabo la escritura también supuso una transformación similar, seguimos teniendo ese sentimiento de que algo se omitió cuando se fijó en un sistema simbólico. Como siempre, el aire que se nos escapa entre los dedos se pierde, no conseguimos traducirlo al nuevo código.

La relación con la moda es legítima, ya que al fin y al cabo las variables las conocemos,  sólo se han fijado en un conjunto de útiles criterios con los que clasificar toda nuestra vida social. Pero lo que ha cambiado es el medio, y éste permite una difusión inimaginable, como una gota de tinta que cae en un cubo de agua. No creo que seamos concientes de los límites de internet, sobretodo los que tenemos tan interiorizado su uso. El problema es que todo lo que se “comparte” adquiere una entidad que supera nuestra consideración hacia ella. Lo que podríamos pensar como una broma o algo puntual, incomprensible sin su contexto, se convierte en objeto de reconocimiento y, como tal, se introduce en el circuito de la opinión. Esto no difiere demasiado con lo que comenté de las obras de MBW en la película de Banksy.

Sin embargo, multiplicad esos elementos por millones de manera instantánea a cada segundo. Parece como si el universo haya vuelto a nacer, se ha recomenzado la partida y algun dios ha puesto en marcha la probabilidad por segunda vez.  Millones de entidades de nueva creación cuyo objetivo es atraer la atención, las nuevas criaturas digitales. ¿Qué posibilidades tengo de ser leído? ¿Y de ser comprendido?

La red social –>Ficha IMDB