Inicio > Cine > Straw dogs (Perros de paja) – Sam Peckinpah [1971]

Straw dogs (Perros de paja) – Sam Peckinpah [1971]

La violencia se presenta sin remordimientos, fría a más no poder y destruyendo los límites que existen entre los hombres. Esta es la definición clásica, o por lo menos que todo el mundo tiene, de violencia.  Un poder meramente destructivo, que se opone a todo constructo humano,  ya que todo lo que crea el hombre es, en su origen, una salida desesperada del desorden.
Podríamos buscar numerosos ejemplos en el filme. Se ha dicho que Straw Dogs es una historia sobre la violencia. En efecto, hay golpes, hay disparos, hay gritos de horror que estremecen. Pero esa violencia es evidente, por muy visceral que pueda ser.

Pero también hay violencia en el mismo aire que respiramos. Desde el inicio de la película, la densa niebla que se va acercando al pueblo se nos mete en los ojos,  nos obliga a entornarlos,  forzando el enfoque, conformando el lienzo. En apenas cinco minutos de película el aire es difícilmente respirable, buscamos rápidamente un refugio.

Ya a salvo,  en compañía de una bonita sonrisa y con un proyecto de trabajo nos sumimos en una calma emparedada. No obstante, si miramos el edificio desde dentro quizá descubramos una violencia más intrínseca,  pero que se posa en nuestros hombros. La violencia que los propios límites establecen, que definen a los hombres. Una violencia en parte natural, pero sobretodo social y cultural.
La respuesta a esa violencia normalmente no es activa. Un planteamiento erróneo puede llevar a ignorarla e incluso defenderla y potenciarla. La pasividad se palpa en la dominación y en los nuevos comportamientos que se construyen.  Es la positividad del poder, la fuerza del circuito cerrado que se perpetua en infinitos giros.

Hasta que todo vuela por los aires y los demonios lanzan sus máscaras al aire. Entonces solo la ingenuidad será virgen, si no ha sido violentada previamente.  Se rompe la lente eternamente suavizada. Cuando la violencia de los fundamentos, del lenguaje y de la identidad se descubren, el cuerdo es loco, el cobarde es un guerrero.

No hay vuelta atrás, no queda ya ningún camino a casa.

http://www.imdb.com/title/tt0067800

Anuncios
Categorías:Cine Etiquetas: , ,
  1. Dani G.
    30/03/2010 en 14:37

    No he visto la película así que mi comentario es puramente estilístico (y porque hacía tiempo que no te leía): la verdad es que tu estilo es el de un crítico profesional, digamos de revista importante :O Precioso el último párrafo, tan poético como perturbador, inquietante…
    Tienes una visión muy especial del cine y de la música, siempre sacas a relucir aspectos que muchos pasamos por alto y con ello enriqueces nuestra propia visión. Creo que más de uno que te conozca estará de acuerdo.

    Un saludo y felicidades por el blog! Que no decaiga, sigue así 😉

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: